sábado, 28 de mayo de 2016

Ultraman Florida - Febrero 2016


Ultraman Florida - Febrero 2016
 


El pasado día 12 de febrero tomé un vuelo destino a Miami para realizar un Ultraman en Orlando, Florida. Estuve unos días quedándome en Miami para hacer los últimos entrenamientos e ir habituando al cuerpo a la diferencia horaria. Realicé los entrenos y además me encontré con un clima que no era lo que me imaginaba que habría. 

El día 16 febrero tomé rumbo a Orlando para ya encontrarme con los dos chicos que serían miembros de mi equipo, ya que se presentaron voluntarios, Jeff y Aaron. Son americanos pero uno de ellos hablaba español, así que nos presentamos y fuimos a la cena de apertura. Al día siguiente llegaría mi prima Virginia que hace 20 años que no la veía. 


En la cena conocí gente de diferentes países y estados: México, Inglaterra, Canadá, Chile y Argentina.  Conocí a uno de ellos llamado Armando, que fue con quien fui a nadar el miércoles temprano. En realidad no lo tenía pensado, pero como estuvieron hablando de las frías temperaturas del agua ya ahí no me quedó otra opción que ver qué tal estaba la temperatura. 

Realmente era muy baja, al tomar contacto con ella pareció como si me hubieran presionado el pecho. Hasta tenía dolores en los dedos de las manos, pero  habría que mentalizarse para el día de la prueba.

Al volver de allí espere a que llegara mi prima para ir hacer la verificación mecánica de la bicicleta y tener todo comprobado, las luces y cubiertas de repuesto. Después de hacer la revisión fuimos a hacer el registro y ya de ahí a organizar y hacer un listado de todo lo necesario  para comenzar el primer día.
El jueves día 18 febrero fue el desayuno presentación de la prueba, ahí era donde nombraban a cada uno de nosotros y hacían un comentario de sus últimas pruebas realizadas e iban de uno en uno. Realmente mucho nivel, gente que tenía Récord Guinnes, veteranos que habían realizado 50 maratones en 50 Estados y diversas pruebas, hasta que llegaron al numero 109 que era yo, y comienzan a nombrar todo lo último del año 2015 hasta que llegan al fantástico reto 7 retos, 7 islas canarias y tuve realmente fue una ovación que me dio hasta corte ponerme de pie para que vieran quién era. Me sentí hasta nervioso y con un gusanillo por dentro. Luego vino la foto de grupo y hubo gente que se acercó a saludarme, a sacarse fotos y preguntar cosillas, realmente me trajo muchos recuerdos ese momento.

De ahí nos fuimos a organizar cosas, comprar y ver que nada se quedara fuera del tintero, luego me fui a dar un paseo y al volver cenamos y a dormir porque teníamos que madrugar todos los días para desplazarnos, porque el inicio era a unos 30  minutos de donde estábamos alojados. Así que a las 4:30 de la mañana levantarme  para desayunar, organizar y marchar para el lago. Realmente hacía frío pero no había vuelta atrás, ya estábamos en carrera.

Comenzamos a preparar la bicicleta, ir a recoger el kayac y organizar un poco cómo iba a hacer la prueba del día 1. Ya después de que estamos todos, foto de grupo, foto con el equipo, los guías a sus kayac en el lago y comienza a amanecer, una maravilla, todos listos y empieza la aventura.

Al entrar al agua, el del kayac y yo teníamos que encontrarnos en el agua y desde ahí estar uno pegado al otro por si surgiera cualquier problema, porque al fin y al cabo estábamos en plena naturaleza. Lo guay es que se unieron dos lagos y orillamos todo el contorno.  Comencé con los avituallamientos cada 2000 metros y me resultó cómodo, se notaba el frío del agua e iba viendo aparecer el sol, a ver si calentaba un poco el agua.

Empiezan a pasar metros y pasamos por debajo de un puente donde teníamos a todos  gritando desde arriba cuando pasábamos, tanto a la ida como a la vuelta. El frío se notaba, hice 1000 metros a alta intensidad y fue una forma de coger calor en el cuerpo, pero cuando ya llevaba 2 horas se empezó a notar nuevamente el frío del agua, y cuando ya cogí la penúltima boya y comencé a parar un poco más, tenía frío y dolor en el hombro. Ya cuando veía la salida parecía que no llegaba, pero con la cabeza fría fui poco a poco hasta llegar. Muy contento, 10.000 m en 3:27. Cuando iba saliendo del agua  saludé a mi compañero Jeff que realizó un trabajo muy bueno en el agua.
Al salir ya Virginia tenía la ropa preparada en la caseta, mientras Aaron tenía preparada la bici, pero yo igualmente tenía claro que iría con tranquilidad. Después de comer mi bocata y tomar mi café retomé la sesión de ciclismo y salí. El equipo no podía salir antes de 10 minutos después de que yo me hubiera marchado.
El circuito estaba marcado y con voluntarios indicando dónde girar, muchos cruces y semáforos en la primera parte, y había que respetarlo, porque ponían sanciones. Llegando al kilómetro 36 tendría que haber doblado hacia la derecha y continué recto unos 5 kilómetros hasta que el triatleta que iba delante de mi se dio cuenta, retornó y me avisó.
Volví hacia el mismo lugar y al llegar no ví hacia dónde había tomado él, me tuve que parar, hasta que ví al equipo de los mexicanos a los que les pregunté y me indicaron. Fueron aproximadamente 20 minutos.
Ya ahí los ánimos se vinieron abajo, pero continué y dí lo mejor de mí hasta llegar. Es que cuando uno tiene en la mente una distancia o un objetivo, cuesta después adaptarlo. Llegamos a la meta en el puesto 14° 9:01 h. Llegar, saludar, fotos, un masaje recuperador y de ahí a comer una hamburguesa que era lo que pedía el cuerpo y volvernos al hotel.

A preparar todo para el día siguiente, una ducha relajante,  ir a cenar, y al volver darme la crema y a descansar , mientras los chicos dejaban todo organizado para el próximo día que habría que madrugar nuevamente.
Día 2, 20 de febrero, comenzamos temprano para ir hasta donde el día anterior habíamos  finalizado. Hacer registro y preparar todo para comenzar una etapa muy larga y dura de 275 kilómetros de bicicleta y un máximo de 12 horas. Comenzamos y pensé que los primeros kilómetros me los podría tomar con calma, pero fue todo lo contrario, salimos a un ritmo muy movidito desde el minuto 1, y no se si fue eso o qué, pero cuando llevaba 40 kilómetros tuve que hacer una parada rápida y aproveché para hacer un pipi stop  y hacerme un masaje en el cuádriceps derecho, ya que tenía un pequeño dolor que me molestaba, no fueron mucho más de 5 minutos. Y a retomar nuevamente.  Puse un ritmo parejo para tratar de ir recuperando el tiempo perdido. Fui calentando y es como siempre digo, soy diésel, y en un momento dado comencé a rodar a un buen ritmo y a recuperar posiciones. Lo malo de las carreteras abiertas al tráfico es que hay que respetar todas las señales de tráfico, pero así y todo en la zona de colinas, donde había un punto de control y tenía que retomar por la misma carretera, ya con 200 kilómetros me encontraba en 4ª posición,  sólo que las colinas me mataron y terminé  llegando en el 6° lugar con un tiempo de 9:07. Tuve tan mala suerte por no querer perder tiempo, que en  los últimos 300 metros no respeté un paso de peatones y me sancionaron con 6 minutos. Pero bueno, fue un gran día alucinante y el equipo respondió maravillosamente.
Lógicamente la hamburguesa no podía faltar, así que a llevarme a mi ritual y luego desplazarnos al hotel a descansar y reorganizar todo para el tercer y último día.

Día 3, 21 de febrero. Tuvimos que madrugar porque la prueba comenzaba a las 6 de la mañana, y el sitio donde iba a ser la salida de la prueba estaba retirado del hotel, había que salir a las  4:30 como muy tarde.
Iba un poco preocupado al principio porque tenía un dolor en el sóleo, y mientras  por el camino me iba masajeando mi prima con cremas para ver si se soltaba un poco, luego al llegar al sitio lo que hice fue trotar un poco para ver cómo me encontraba y realmente calentando un poquito parecía como que iba a pasar,  pero la ilusión para terminar el tercer día era la misma que el primer día o más. Aprovechamos ya que llegamos con tiempo para ir hasta una gasolinera,  nos sobró algo de tiempo  y llegamos  para comenzar último día, última aventura y con la expectativa de finalizar un día o un fin de semana redondo.
Comenzó la prueba, era de noche y había gente que iba con frontales, íbamos abrigados porque hacía mucho frío y empezamos hacer la doble maratón en un ritmo al principio muy suave de 6:00 a 5:50 para tratar de ir calentando bien toda la musculación y sobre todo por la molestia que tenía, y a nada de ir pasando los kilómetros empecé a encontrarme un poquito mejor y fui soltándome poco a poco hasta empezar a encontrar un ritmo más llevadero. Cuando iba  la primera media maratón en 2:05 estaba aproximadamente entre los 15-20 primeros de la carrera, y bueno había que ponerse las pilas para tratar de ir subiendo posiciones. Porque mal  no estábamos en la clasificación general y la ilusión estaba en tratar de mejorar si se podía realmente. Pensé en todo momento que iba a ser un maratón llano pero de llano no  tenía nada,  había muchas colinas, muchos cambios de suelo, estábamos en asfalto en un momento y al otro  en arena, así como lugares donde no teníamos un buen camino para  pisada. Pero  fuimos corriendo y recuperando poco a poco las sensaciones, el equipo hizo un trabajo como realmente se lo había pedido, capaz que lo hice parar más veces, pero realmente la prueba iba desenvolviéndose muy bien.
En el kilómetro 42,200 pasamos la primera maratón en 4 horas 05 y al ritmo que habíamos puesto era bueno, se podría mantener, tratar de  subir a la colina trotando más lento pero trotando y tratando de cambiar lo menos posible los ritmos.
Luego lo gracioso es mi equipo en un puesto de venta de fresas,  pararon y se compraron un cajón de fresas, me las enfriaron e iba comiendo  fresas  por el camino,  realmente muy buen humor toda la prueba,  en algún momento me había cabreado porque se distanciaban, pero sólo por eso. Lo que realmente es algo admirable es la gente de los otros  equipos, porque te alentaban y te ofrecían cualquier cosa que necesites como si fueran de tu equipo. Cuando iba por el kilómetro 55 alcanzo a la triatleta  que iba en el 5º puesto por una zona de colinas y arena y hasta su propio equipo te alentaba y te ofrecían cosas, y es más tuve que pedir en un momento y me avituallaron ellos. Al salir de esa zona empezó el asfalto, y al comenzar la última media maratón, cuando apreté el botón estaba 1h 58', 7 minutos mejor que la primera media maratón.Ya el calor y la humedad estaban apretando, pero seguimos. Realmente se me atragantó la última media, no por nada en especial, estaba corriendo en muy buen ritmo a pesar que cuando bebía o comía lo hacía caminando, pero no obstante me sentía muy bien, y con mucha satisfacción por lo que estaba logrando, pero tampoco me tomaba todo el tiempo del mundo y trataba de ponerme a trotar lo más rápido posible, así hasta llegar al tramo final, que es como que apuré el ritmo y la euforia de los 3 días, más la carrera a pie, me llevaron a cruzar a tope la línea de meta.

Realmente muy feliz de otro logro conseguido y de lo que conlleva todo esto, y a ver si seguimos con suerte para lograr ir al Campeonato del Mundo, aunque tenemos que ser seleccionados entre muchos atletas que hemos acabado un Ultraman oficial, así que a esperar.









1 comentario:

  1. Hola Patricio. Me llamo Daniel Patti , soy argentino y vivo en Buenos Aires. Te felicito por tu historial deportivo. Muy impresionante. Y en paticular por este Ultra Florida. Me gustaria en algun momento tambien poder hacerlo. Te envio un abrazo.

    ResponderEliminar